Saltar al contenido

Novena a la Virgen del Rosario

Nuestra Hermosa Virgen María del Rosario se merecía una oración como esta. Hemos dedicado un buen tiempo, pero al fin ya esta aquí. Ojalá puedan disfrutarla y rezarla con mucha devoción, haciendo la petición que pretendamos a Nuestra Madre Celestial. Les dejamos con mucho amor la Novena a la Virgen del Rosario.

Oración Preparatoria Inicial para todos los días

Oh! Madre y piadosísima Virgen del Rosario. Hacemos esta novena con nuestra humilde y autentica devoción hacia Ti Madre piadosa y misericordiosa. Tú que sembraste en nuestra Iglesia Católica, por intersección de Tu hijo Domingo, el místico árbol del Santo Rosario, danos la gracia de abrazar todos tu divina devoción y hagamos gozo de su verdadero espíritu y así se convierta en el remedio de los pecadores y aumento del beneficio para los justos. Amén.

(Hacer una petición especial a Nuestra Santísima Madre del Rosario)

 

Oración Final para todos los días

Oh! Santísima Virgen, Madre de Dios, y Madre Nuestra. Te rogamos empeñes a favor nuestro Tu confianza y autoridad de Madre para presentar nuestros ruegos ante Nuestro Padre Celestial. Para conseguir así reformar nuestras vidas a través del Santo Rosario, obteniendo la fiel imitación de Tú Hijo Jesucristo, hasta que aprendamos a amarlo y adorarlo por los siglos de los siglos. Amén.

 

DÍA PRIMERO

En el nombre del Padre, de su Hijo Jesucristo y del Espíritu Santo. Amén

(Comenzar con la oración preparatoria inicial)

ORACIÓN DE ESTE DÍA

 

Ave María Purísima”. Alegría del alma con los dulces recuerdos que en mi despierta esta salutación. Se llena de júbilo nuestro corazón al anunciar el «Ave María», para acompañar el gozo que colmó Tú espíritu Madre Mía, al escuchar de boca del Ángel, alegrándonos de la elección que de Ti hizo Nuestro Padre para darnos al Señor. Amén.

(Rezar tres Avemarías y un Gloria. Pedir la gracia que se desea obtener con esta novena. Terminar con la oración final).

 

DÍA SEGUNDO

En el nombre del Padre, de su Hijo Jesucristo y del Espíritu Santo. Amén

 (Comenzar con la oración preparatoria inicial)

ORACIÓN DE ESTE DÍA

 

«María«. Oh! Amada Madre Nuestra, danos la gracia de sellar con Tú nombre el memorial de todas nuestras súplicas, otórganos el consuelo de que Tú Hijo Jesucristo atienda benignamente cada una de ellas, y así alcanzar el total aburrimiento a todas las vanidades del mundo, fuerte inclinación a la virtud, y anhelo continuo de nuestra eterna salvación. Amén.

(Rezar tres Avemarías y un Gloria. Pedir la gracia que se desea obtener con esta novena. Terminar con la oración final).

 

DÍA TERCERO

En el nombre del Padre, de su Hijo Jesucristo y del Espíritu Santo. Amén

 (Comenzar con la oración preparatoria inicial)

ORACIÓN DE ESTE DÍA

«Llena eres de gracia«. Oh! Dulce Madre María, sagrario riquísimo en que apoyó corporalmente la plenitud de la Divinidad: dejamos caer a Tus pies nuestras almas para implorar la gracia y el amor de Dios con la que fuiste enriquecida, haciéndote llena de virtud, santidad y gracia. Amén.

(Rezar tres Avemarías y un Gloria. Pedir la gracia que se desea obtener con esta novena. Terminar con la oración final).

Nuestra Señora del Rosario

DÍA CUARTO

En el nombre del Padre, de su Hijo Jesucristo y del Espíritu Santo. Amén

 (Comenzar con la oración preparatoria inicial)

ORACIÓN DE ESTE DÍA

 

El Señor es contigo«. ¡Oh Santísima Virgen! Aquel Celestial Señor, que a través de su esencia se halla con todas las cosas. Madre mía, que Dios venga por Tú intercesión a nosotros. Reina del Cielo apodérate de nuestras almas para que muera en nosotros toda impureza y habite así en todos los corazones Nuestro Señor. Amén.

(Rezar tres Avemarías y un Gloria. Pedir la gracia que se desea obtener con esta novena. Terminar con la oración final).

 

DÍA QUINTO

En el nombre del Padre, de su Hijo Jesucristo y del Espíritu Santo. Amén

 (Comenzar con la oración preparatoria inicial)

ORACIÓN DE ESTE DÍA

 

«Bendita Tu eres entre todas las mujeres» Tú que eres la gloria de Jerusalén, Tú que eres la alegría de Israel, Tú que eres el honor del santo pueblo de Dios. Que nuestro espíritu se llene de las más viva, para respetar, estimar y adorar a través de Tú Santo Rosario las misericordias que en Ti y por Ti hizo el Hijo de Dios. Amén.

(Rezar tres Avemarías y un Gloria. Pedir la gracia que se desea obtener con esta novena. Terminar con la oración final).

DÍA SEXTO

En el nombre del Padre, de su Hijo Jesucristo y del Espíritu Santo. Amén

 (Comenzar con la oración preparatoria inicial)

ORACIÓN DE ESTE DÍA

 

«Bendito es el fruto de tu vientre Jesús«. Me apena dulce Madre Nuestra, que nosotros, tus hijos pudimos cometer tantos pecados, más aún, sabiendo que esas faltas hicieron morir en cruz a Tú Hijo. Concédenos la gracia para que a través de la oración y el perdón poder bendecir eternamente aquel purísimo fruto de vuestro vientre. Amén.

(Rezar tres Avemarías y un Gloria. Pedir la gracia que se desea obtener con esta novena. Terminar con la oración final).

Novena a la virgen del rosario

DÍA SÉPTIMO

En el nombre del Padre, de su Hijo Jesucristo y del Espíritu Santo. Amén

 (Comenzar con la oración preparatoria inicial)

ORACIÓN DE ESTE DÍA

 

«Santa María, Madre de Dios«. No permitas se pierda nuestra almas compradas con el valioso precio de la sangre de Jesús. Danos un corazón digno de Ti, para que amando la devoción, sean nuestros placeres obsequiarlos con el Santísimo Rosario, adorando con él a Tu Hijo Jesucristo, por todo lo que hizo para nuestra redención, y por lo que te pondero, haciéndote Madre suya. Amén.

(Rezar tres Avemarías y un Gloria. Pedir la gracia que se desea obtener con esta novena. Terminar con la oración final).

 

DÍA OCTAVO

En el nombre del Padre, de su Hijo Jesucristo y del Espíritu Santo. Amén

 (Comenzar con la oración preparatoria inicial)

ORACIÓN DE ESTE DÍA

 

«Ruega por nosotros pecadores«. A Ti y solo a Ti dijo Nuestro Rey soberano de la gloria: “Tu eres mi Madre”. Alcánzanos la humildad necesaria y la plena confianza, a través del auxilio de Dios, para recibir los favores de la Divina misericordia, en honora a los méritos de Tu Hijo y Redentor nuestro. Amén.

(Rezar tres Avemarías y un Gloria. Pedir la gracia que se desea obtener con esta novena. Terminar con la oración final).

 

DÍA NOVENO

En el nombre del Padre, de su Hijo Jesucristo y del Espíritu Santo. Amén

 (Comenzar con la oración preparatoria inicial)

ORACIÓN DE ESTE DÍA

 

Ahora, y en la hora de nuestra muerte” Concédenos que no se aparte de nuestra memoria al último momento de la vida, el cual que será decisivo en nuestra eterna suerte. Oh Madre de piedad! Danos el humilde consuelo de morir bajo Tu protección y en el amor de Nuestro Señor Jesús. Amén.

(Rezar tres Avemarías y un Gloria. Pedir la gracia que se desea obtener con esta novena. Terminar con la oración final).

 

 

Más sobre la Virgen del Santo Rosario