Saltar al contenido

Oración a la Virgen Divina Infantita

Oración a la Divina Infantita

Dedicar una oración a la Divina Infantita, es dedicar amor, pero de ese amor verdadero, amor que se siente y se transmite. Nuestra Reina Madre, se hace presente por medio de esta, cada vez más, creciente devoción a la Virgen Niña. 

Cada una de las oraciones, se realiza con total entrega y fe en esta advocación de María, que se hizo presente entre los mortales, no hace muchos años, de hecho es una de las advocaciones marianas “más nuevas”, fervientemente iniciada en la ciudad de México, por obra y gracia de la Madre Rosario Arrevillaga Escalada, con acompañamiento y posterior continuidad, de la mano del Padre Federico Salvador Ramón.

Oración a la Santa Infancia de María.

Elevemos nuestras súplicas

Madre Recién Nacida, no nos abandones nunca, acompáñanos hasta el mismísimo momento, en el que seamos elevados al cielo y nos veas allí, haciendo bendición y canto, de tus misericordias, por los siglos de los siglos.

Amén.

Oración a la Pequeña Gran Reina Celestial

¡Oh Amadísima Madre Nuestra Recién Nacida! Tú, que con la grandeza de niña infanta, me proteges siempre con tu Celestial presencia. A Ti acudo en este día, para hacerte entrega de este, mi corazón. Lo dejo en tus delicadas manos, para que por tu intercesión, lo pongas a disposición de tu Hijo Jesucristo.

Deseo fervientemente, complacer a este humilde corazón, con las virtudes que aún necesita, fortaleciendo a las que faltan por madurar, y ratificando las ya consolidadas.

Amén

Oración a la Divina Infantita para casos difíciles

Que la luz que ilumina mi camino hacia Tu Presencia, Divina Infanta, sea la misma luz de amor, verdad y paz, que sensibilice a todo aquel que se niegue a reconocer en una Niña, el amor de Madre, alejando sus miedos, sus rencores, y sus odios, para que conozcan y reconozcan en Ti, la salvación de sus almas.

Danos la sabiduría de mirarnos internamente, y reconocer el mal que hicimos, pero también, el bien que dejamos de hacer, que la conversión sea por siempre sincera, pero sobre por todo, constante y eterna.

Haznos conocer y reconocer que la oración es el único camino con luz, ante tanta dificultad y obstáculos que esta vida nos presenta.

Amén

Oración de agradecimiento a la Divina Infanta

¡Oh Estrella Pequeña del Alba! Ayúdame a tener siempre la sabiduría y el agradecimiento, para poder hacerte conocer cada día más, ante todos aquellos desdichados corazones, que aún no han tenido la fortuna de conocerte.

Te pido, que me des las fuerzas suficientes, para que la templanza y la paciencia con la que cuento, nunca decaigan, para poder así, presentarte ante la multitud y acompañarlos hacia Ti, a todas esas almas que aún no te aman, para que se inspiren en ese amor de Madre, que sólo es digno de Ti.

Amén

Oración milagrosa, de amor y testimonio de fe a la Virgen Recién Nacida

Enséñanos María Niña, a amarte, enseña a todas esas almas que aún no se acercan a Ti, y no dejes nunca, de enseñarnos a todos tus fieles devotos, a seguir amándote por siempre.

Ese amor que sólo Tú, te mereces. Eres mi Maestra, deseo fervientemente seguir tus enseñanzas y ejemplos de amor verdadero y puro, ahora y siempre.

Santísima Reinita, Madre Sublime, dame la gracia y la fe, para que cada día, pueda dar lo mejor de mí, dame la gracia y la fe, que me permita activar y crear, una fe de obras, una fe que alegre, que motive, una fe que contagie, pero ante todo, dame la gracia y la fe, de ser comunicativo.

Conviérteme en el testimonio claro, de que creer en Ti, en Tu palabra y en Tu amor, es el claro regocijo de la dicha y la felicidad.

Amén

Más Oraciones a María