Saltar al contenido

Oración a la Virgen del Pilar

Oración a la virgen del pilar

Bienvenidos fieles actores de esta Santa Devoción. Una oración a la Virgen del Pilar, es la forma más correcta de acercarnos a María, es la forma en la cual, podemos sentir su presencia y su protección.

Elevemos nuestras plegarias a la Santísima Virgen María por medio de esta hermosa veneración. Recemos a María para que interceda por todos nosotros, y nos proteja con su Santa Escultura, en el amparo de su fortaleza.

ORACIÓN A LA VIRGEN DEL PILAR POR LA PROTECCIÓN DEL HOGAR

Oh Virgen Madre Mía del Pilar, a Ti acudo, para que no me abandones, Madre Linda, protégeme de cada uno de los peligros que a mi vida acechan, y ayúdame en las necesidades que te presento, a sabiendas que para Tí, todo es posible. Agradecida está mi familia, Madre del Venerado Pilar, agradecidos por la bondad que nos brindas, y la confianza de saber que nos iluminas cada día en nuestro amanecer.

Virgencita de la Santísima Columna, protectora de los necesitados, intercesora por hechos, que por medio de tus milagros, has demostrado ser, fehacientemente, Una Verdadera Milagrosa, te imploro seas, la Auxiliadora mi hogar, te elijo como la Reina y Señora de este hogar, dígnate Madrecita del Pilar, ser el verdadero y poderoso auxilio de nuestras dolencias familiares.

Bendice y protege a mi familia, a cada uno de los miembros que le dan calor a este humilde, pero honrado seno de unión familiar, danos paz, danos fe, danos la sabiduría de amar siempre, de honrar siempre. Que la paciencia y la esperanza nos inunden, para que cada una de estas almas, encuentren el goce eterno de la salvación, y caminemos a tu lado, por el eterno sendero, que Dios, nuestro Salvador, nos creó.

¡Oh Nuestra Santísima Señora del Pilar! Que la luz de la templanza y la sabiduría, nos ilumine, para mantenernos unidos a Ti, Madre Celestial, y ante la más mínima distancia que separe a esta familia, del calor de tu presencia, nos ayudes a fortalecernos, en cuerpo y alma, y no permitas que la confianza y el amor hacia Ti, se vean perturbados.

Que la Sagrada Insignia de la Columna, pura y milagrosa, nos brinde la fuerza necesaria para seguir luchando, y poder así, acogernos bajo tu amparo y asistencia, en cada una de nuestras dificultades y debilidades, con el único fin, de conseguir que la vida fluya en armonía, junto a Ti, y junto a Tu Amado Hijo Jesucristo, por los siglos de los siglos.

Amén.