Saltar al contenido

Oración a la Virgen del Carmen

Oraciones para Nuestra Señora del Carmen

Elevemos nuestras súplicas y peticiones a la Santísima Virgen María del Carmen. Encomendémonos a Nuestra Señora del Carmelo para que nos guíe, nos proteja y nos ilumine en nuestro andar de todos los días.

Oración a Nuestra Señora del Carmen

Oh! Virgen María, Madre de Dios y Madre Nuestra, defensora de los pecadores y principal protectora de los que llevan tu Sagrado Escapulario.

Te imploramos nos otorgues de tu amado Hijo Jesucristo, el perdón de nuestros pecados, la reparación de nuestra vida, la salvación de mi alma, la medicina de todas nuestras necesidades, el alivio de las aflicciones.

Acudimos a Ti, Madre del Carmelo, siempre y cuando convenga para la mayor honra y gloria del alma. Señora Nuestra necesitamos de tu intercesión poderosa para conseguirlo.

Virgen Santa del Carmen, deseamos e imploramos tu refugio, bajo la sombra protectora de tu Santo Escapulario y que todos estemos unidos a Ti Madre Nuestra, por el lazo sagrado de tu respetada insignia.

Compadécete Oh! Señora Nuestra, por todos aquellos pecadores desleales a tu Divino Hijo y a muchos otros paganos infieles que aun se quejan entre las tinieblas. Te rogamos para que todos se conviertan y te amen de la misma manera, Madre Mía, que yo te amo ahora y deseo amarte aun más y por toda la eternidad. Amén.

(Rezar tres Avemarías y un gloria).

Acción de gracia y arrepentimiento

¡Oh Virgen Madre del Carmen! Si bien nunca corresponderemos de manera digna a los favores y gracias que nos alcanzaste al entregarnos tu Santo Escapulario, favor ten piedad y acepta éste sencillo, pero muy sentido agradecimiento hacia Tí.

Sabiendo que nada te podemos entregar que sea digno de Ti y de tus mercedes, pues ofrendamos nuestro corazón y su entero amor, y también toda nuestra vida, la cual queremos derramar en la ternura y el servicio a Tu Hijo Jesucristo, y poder así, propagar tu eterna devoción, llevando en nuestro cuerpo el Santísimo Escapulario. Amén.

(Rezar tres Avemarías y un gloria).

La protección y el amparo de la Virgen del Carmen nos llene de amor para con nuestros semejantes, y nos ilumine con su fe de salvación. Amén.