María del Rosario, Bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre. Amén.

Responder